viernes, 25 de abril de 2008

Sentidos

A veces no se puede explicar,

o no se puede comprender,

o tal vez no quiera ver;

pero no se puede dejar de sentir.


Es algo que invade la mente

y que no podemos alejar,

son esos ojos que una vez nos miraron,

y en los cuales nos sentimos reflejar.


La sonrisa que nos hizo alejar una pena,

aunque más no sea por un instante,

o la que nos convirtió en cómplices

de algún pequeño secreto.


A veces va en contra de la cordura,

pero no necesitan ir juntas,

porque no se puede sentir

si la razón se interpone.


Porque, no sé como me hice cómplice

o partícipe de una sonrisa,

y porque es tu mirada la calma

que necesitan mis angustias.


Porque mi corazón quedó enredado

en una maraña de sentimientos,

que no puedo o no quiero

desentrañar para evitar el dolor.


El dolor de sentir la soledad,

de sentir que la espera se hace eterna;

pudiendo ser tu sonrisa o tus ojos

el sol que alumbre y de calor a mis días.


Porque son tus ojos la razón que tengo

para sentirme menos sola,

y porque es tu sonrisa la causa

que tengo para la mia.


Y porque siento que tu mirada

me conecta a través de tu sonrisa,

a un mundo que nunca conocí,

y al cuál quiero descubrir de a poco.


Porque mis sentimientos se desbocan

al sentirme reflejada en tus destellos,

y aunque mi razón quiera domarlos,

éstos son más fuertes y más intensos.


No sé donde terminaré,

pero ya no importa demasiado,

lo que sé es que esta noche

yo estaré a tu lado.


1 comentario:

Rosario dijo...

Bello poema, pero realmente, no estabas sola...me encantó la imagen. ¡de donde sacas esas imágenes tan bellas?