martes, 7 de julio de 2009

Impresiones: Schauffhausen

El pasado domingo, aprovechando el cálido verano (aunque parezca mentira) que le ha tocado a Alemania, nos fuimos con mi amor a Schaffhausen, una ciudad que le da nombre a uno de los kantones alemanes de Suiza.
Suiza, como bien dice el amigo Leno, es muy parecida, pueblo pequeño, iglesia, municipio, lago y montaña; hay muchos de ese tipo, claro que, siempre cada uno tiene algo que lo distingue y lo hace único.
En el caso de Schaffhausen, es uno de los pueblos medievales nacidos a orillas del Rhein (o Rin, como decimos en español); este pueblo del cual la primera aparición en crónicas fué hacia el 1045 de nuestra era; que primero estuvo a manos de los Habsburgs (Imperio Austríaco), que luego compra su independencia hacia el 1415, cae en manos de Alemania un tiempo y luego se unirá a Suiza hacia el 1501; y que, lamentablemente, el 1° de Abril de 1944 fué bombardeada por error por los muchachos de la aviación de Yanquilandia (que quería bombardear Alemania y le erraron por unos kilómetros).
Este pueblo apacible (como todos los pueblos suizos y alemanes un día domingo, en el cual todo está cerrado, y no se juegan partidos de fútbol esos días), posee además de su belleza medieval, las cataratas mas grandes de Europa, las Rheinfall (o cataratas del Rin en cristiano); estas tienen una dimensión de 23 mts. de alto por 150 mts. de ancho (a no hacer comparaciones...); y existe 3 formas de llegar: 1. llegar a la estación de Schaffhausen y tomarse un bus en dirección Neuhausen am Rhein y que tarda 10 minutos.
2. llegar a la estación de Schaffhausen y tomarse un tren regional hasta Neuhausen.
3. llegar a la estación de Schaffhausen y caminar o ir en bicicleta a orillas del Rhein durante 3 km.
Esta última, fué la que elegimos con mi amor, viajando en lo que mi madre llama el carrito de Fernando (un poquito a pié y otro caminando) o en el de Lola (un poquito a pié otro echando bolas); un día maravilloso de sol, con unos 30 °C, caminar tomados de la mano a orillas del Rhein no tiene precio ni igual...una hermosura; nos paramos a las 12,30 hs para refrescarnos un rato en el río, pero CUIDADO!!!, no es fácil nadar en el Rhein, y más para alguien que como yo, solo sabe flotar y hacer perrito; uno tiene que tener muy claro el tema de la natación, las corrientes del Rhein son muy fuertes y rápidas.
¿Inconvenientes?, ninguno, los suizos son cerrado y fríos, pero son super educados; si uno va a algún kantón alemán, se podrá comunicar fácilmente en: alto alemán, suizo-alemán (que aún ni idea, me suena muy raro), italiano, francés, o inglés; ellos también tienen una especie de latín modificado que no recuerdo el nombre, pero que es el idioma de ellos. Quizás, pueda surgir algún problema con los precios; ellos aceptan tanto francos suizos como euros, en eso no hay problema, pero los precios...Suiza es caro no hay caso, el doble de Alemania aproximadamente; pero con mi amor, estamos acostumbrados a ir de gasoleros (mochila con agua, comida, lona, etc. etc., si el agua se acaba, hay fuentes en todos lados con agua potable y fresca, así que ningún problema); el consejo, comprarse una mochila cómoda y grande, y buscar siempre pasajes para trenes alemanes que son más económicos.
Entonces resumiendo, un paseo imperdible ir a Schaffhausen y conocer Rheinfall; antes de que se acabe este verano, casi seguro el mes que viene, volvamos a pasear por ese hermoso lugar (porque me quedó conocer más el pueblo y para acompañar a una amiga sevillana).


1 comentario:

masalladelsilencio dijo...

Que lindo post! linda imagen, mis padres hablaban el suizo alemán. Como todos los alemanes del Volga, es como un poco parecido al inglés la pronunciación, muchas palabras son similares, sólo que cambia la vocal.
Hermosa imagen, un sueño vivir en ese país, al menos un tiempo, algún dia =)
Gracias mil gracias de nuevo por regalarme esta anédota e imágenes!!

Euge de nuevo! jajaja,