miércoles, 11 de junio de 2008

Mi Lucero


Desde siempre te he esperado,

y justo ahora te veo;

mi alma, mi corazón,

mi imagen especular en el cielo azul.


Pero ahora que te he descubierto,

comprendo que perdí tiempo;

soñando, quizás cavilando,

buscando imágenes que tenía a mi lado.


Pero ya ha pasado el tiempo,

ya buscaste tú, otro cielo;

y ahora mi alma sufre sola, en silencio,

por haber buscado estrellas, en lugar de mi lucero.


Y aunque otras estrellas estés buscando,

y aunque estés mirando otro cielo;

mi amor por ti no ha cambiado,

y aún más, está creciendo.


Porque te amo tanto amor,

que con verte sonreír me conformo;

a ser tu confidente he jugado,

y a ser solo tu compañera me he resignado.


Porque te amo tanto amor,

me he abandonado;

en mares de soledad y llanto,

maldito amor no te ocultes, ahora que te he encontrado.


Como el sol que yace de tras de la nube oculto,

apenas el alba empezaba a asomar;

tu amor, mi dulce foco,

me dejó de alumbrar.


Y sigo a tientas en tu cielo,

entre tinieblas, escondida espero;

porque te amo tanto amor,

que sin ti, ya nada siento.




2 comentarios:

abel desestress dijo...

La sensibilidad te brota hasta por el blog, muchos besos desde Mèxico
Atte. Abel Desestress

ministerio: Vida con Dios dijo...

Hola!!Te escribo de este país tropical: Gracias por tu extenso mensaje, me gustó encontrar a otra persona que piensa como yo, referente a la vida y otras yerbas.
Aqui tengo muchas amigas, y ellas me piden que les mande mis poesias.
Yo a veces pensaba que era el único que escribia poesias, por eso quedo feliz por tenerte como amiga.
Siempre estaré por aqui.
Un abrazo desde Brasil.
Un beso poetico, lleno de un perfume sacado de la galera de mi imaginación.